lunes, 14 de enero de 2013

POEMA DE LA SEMANA: Muerte en el olvido de Ángel González

MUERTE EN EL OLVIDO

Yo sé que existo
porque tu me imaginas.
Soy alto porque tú me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
oscuro, torpe, malo
el que la habita.



ÁNGEL GONZÁLEZ

Este 12 de enero hará ya cinco años que nos dejó Ángel González (1922-2008). Por suerte, este gran poeta y ensayista asturiano obtuvo un gran reconocimiento en vida ya que recibió numerosos premios (Premio Antonio Machado en 1962, el Premio Príncipe de Asturias en 1985, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1996...) y fue miembro de la Real Academia de la Lengua.

Tuvo una infancia difícil y la experiencia de la guerra civil lo marcó mucho: un hermano fue asesinado y otro tuvo que huir al exilio. Su primer libro de poemas, Áspero mundo, será fruto de estas vivencias. Enfermó de tuberculosis y tuvo problemas respiratorios que le acompañaron toda su vida y fueron causa de su muerte, muchos años después.

 Perteneció a la generación del 50 o Generación de medio siglo y su poesía se caracteriza por el uso de un lenguaje coloquial pero profundo donde trata temas como el amor, el paso del tiempo, las injusticias sociales y también reflexiona sobre el propio acto poético y el poder del lenguaje y las palabras.

Como con Antonio Machado -nuestro poeta de la semana pasada- también se han musicalizado sus poemas y como muestra de ello en 2003 se publicó un libro disco junto con el cantautor canario Pedro Guerra titulado: "Palabra en el aire".

Gran poeta, voz imprescindible de la segunda mitad del siglo XX: poesía sensible, humana, siempre oscilando entre la nada y la existencia e intentando dar sentido a la misma a través de la palabra poética. 

 Fue amigo íntimo de escritores como Luis García Montero, Almudena Grandes o el cantante Sabina. Algún día os hablaremos de los poemas que éstos le hicieron cuando murió. Sus noches de Cádiz, cantando y tocando la guitarra entre amigos son muy famosas en el mundo literario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario